Muchos pacientes con una afección cardíaca pasan por períodos de tiempo en los que se sienten ansiosos, frustrados, deprimidos, impotentes o enojados. Normalmente estas emociones no son nocivas, pero le hacen sentir mal y puede que afecten a su familia, amigos y lo que es más importante, a su salud. Por esta razón su bienestar emocional es tan importante. El primer paso para mantener su salud emocional es ser consciente de sus emociones a fin de que pueda tomar las medidas necesarias para tratarlas antes de que se vuelvan problemáticas:

La depresión
Casi todas las personas con una enfermedad crónica se sienten deprimidas en un momento u otro, y a veces puede ser difícil distinguir entre los síntomas de su afección cardíaca y los síntomas de la depresión.

¿Alguna de estas afirmaciones describe cómo se siente?

  • La mayor parte del tiempo me siento por el piso, triste o desesperado.
  • Por la noche me despierto seguido (aparte de cuando tengo dificultad al respirar).
  • A veces siento que no vale la pena vivir.
  • Quiero llorar sin una razón aparente.
  • He perdido el interés en mis actividades habituales.
  • No anhelo hacer nada.
  • Me cuesta mucho concentrarme.

 

Si alguna de estas afirmaciones le aplica, es posible que padezcas una depresión. Hable sobre cómo se siente con su médico, u otro profesional de la salud. Muchas personas se sienten mejor sólo con hablar de sus temores y preocupaciones.

La ansiedad
Los sentimientos de ansiedad también son comunes entre los pacientes diagnosticados con una afección cardíaca. La ansiedad puede causar latidos irregulares, y hacer que se sienta inquieto, o como si algo malo estuviera a punto de pasar. Los estudios han demostrado que la ansiedad es un factor de riesgo para las enfermedades cardíacas.

Aquí tiene algunos consejos para ayudarlo a afrontar la ansiedad:

  • Trate de compartir sus preocupaciones con un familiar, amigo o profesional de la salud. Puede que ni sepa lo que le provoca la ansiedad, pero puede que le sea útil hablar de ello.
  • Asegúrese de tomar algún tiempo cada día para relajarse. Puede que piense “Me lo tomo todo con calma en todo momento, ese es mi problema”. Pero descansar no es lo mismo que relajarse. Incluso si descansa mucho, puede que continúe preocupado o tenso. La relajación es una práctica que le ayuda a sentirse menos ansioso y preocupado. (Ver la sección sobre relajación para obtener más información sobre este tema.)
  • Lo más importante es que se asegure de no hacer nada nocivo para reducir su ansiedad. Algunas personas beben demasiado o toman demasiados somníferos o tranquilizantes. Estos hábitos pueden causar problemas en las personas con una afección cardíaca.

El enojo
Puede que parezca que existen muchas razones para estar frustrado o enojado si padece una afección cardíaca, especialmente si sus síntomas afectan su vida diaria. No hay nada malo en estar enojado, a menos que su enojo se descontrole. Estar constantemente enojado puede hacer que corra el riesgo de sufrir problemas cardíacos.

Para verificar que su enojo esté bajo control, lea las afirmaciones siguientes y mire si se identifica con alguna de ellas:

  • A veces estallo con la gente.
  • A menudo me siento enojado o irritable.
  • Otras personas dicen que parezco enojado o irritable.
  • Me enojo fácilmente.
  • Me he causado algunos problemas por enojarme fácilmente.

 

Si alguna de estas afirmaciones le suena familiar, puede que tenga un problema con su enojo. Existen maneras de tratar el enojo para que no se enoje con usted mismo o con aquellas personas a su alrededor. Por ejemplo:

  • Busque a alguien con quien pueda hablar de sus sentimientos. Si no quiere hablar con sus familiares, amigos o profesional de la salud, trate de acudir a un grupo de apoyo o visitar a un terapeuta.
  • Aprenda a pedir ayuda. Si se siente abrumado, tiene más probabilidades de sentirse enojado. Pedir ayuda a familiares y amigos puede hacerle la vida más fácil tanto para usted como para ellos.
  • Trate de relajarse y disfrutar de la vida, le ayudará a sentirse mejor. No hay por qué privarse de las cosas que le gustan.

 

Recuerde: El cuidado de su salud emocional es una parte esencial de su bienestar general. Tomar su medicación además de hacer el ejercicio adecuado, reducir el estrés, aumentar la relajación y gestionar su tiempo de forma eficaz son todos aspectos importantes de una vida con un corazón sano.

Todos nosotros nos encontramos bajo estrés en un momento u otro. Las situaciones estresantes provocan un aumento de la adrenalina en su cuerpo, que puede acelerar su ritmo cardíaco y puede hacer que la presión arterial aumente. Mientras está bajo estrés, puede sentir tensión en los músculos o tal vez un nudo en el estómago. Cuando el estrés es crónico, puede que se sienta exhausto, al final de sus fuerzas, como si hubiera llegado al límite y ya no pudiera seguir más. Puede que también se sienta irritable y enojado. El estrés, especialmente el estrés que no desaparece, puede ser nocivo para el corazón.
No todos los tipos de estrés son malos. De hecho, necesitamos un poco de estrés en nuestras vidas para mantenernos alerta. Muchas actividades deben hacerse y son necesarias aunque sean estresantes.
A fin de mantener su bienestar emocional y un corazón sano, es esencial que sobrelleve el estrés.

¿Sobrelleva bien el estrés?
Si está experimentando síntomas debidos al estrés, es posible que esto sea una señal de que no está llevando bien su estrés. Los síntomas comunes del estrés incluyen:

Síntomas Físicos: Dolor de cabeza, Palpitaciones, Dolor de espalda, Mandíbula apretada, Dolor de Cuello, Trastornos Digestivos, Músculos tensos, Dolor de estómago, Cansado sin razón, Dificultad para dormir (insomnio).

Síntomas emocionales: Comportamiento, Impaciente, Ansioso/tenso (Irritado todo el tiempo enojado), Siente que no tiene tiempo, Siente que las cosas están descontroladas, Siente que ha llegado a un límite, Se siente apresurado en todo momento, No puede quedarse quieto por mucho tiempo, Habla y come rápido, Come para calmarse, Bebe alcohol para calmarse.

Aprender a sobrellevar mejor el estrés
El primer paso para sobrellevar mejor el estrés es entender de qué manera le afectan ciertas situaciones. Piense en la última semana y trate de recordar situaciones que le hicieron sentirse estresado y cómo respondió. Incluso las situaciones simples como enojarse con otros conductores porque está parado en un atasco de tráfico puede sobrellevarse de una forma menos estresante. Una vez que sea consciente de cómo responde al estrés, podrá empezar a hacer algo al respecto.
Aquí tiene tres maneras básicas de sobrellevar el estrés:

 

  • Aprenda a mantener hábitos saludables que lo ayuden a resistir el estrés. Haga ejercicios, no fume, controle su dieta, descanse 8 hs. diarias.
  • Cambie tu actitud ante los problemas.
  • Evite las situaciones estresantes.

 

Sus hábitos de estilo de vida (dormir, hacer ejercicio, fumar, etc.) pueden afectar la forma en que su cuerpo sobrelleva el estrés. Ciertos hábitos pueden ayudarlo a sobrellevar el estrés, otros hábitos pueden que sólo le hagan sentirse peor. Trate de desarrollar hábitos saludables y evite o cambie los nocivos. Los hábitos saludables incluyen:

A veces es difícil cambiar o evitar el estrés y simplemente tiene que adaptarse. Aprender a relajarse puede ayudar a adaptarse. También es posible que pueda cambiar la forma en que percibe un problema. Cuando se encuentra ante una situación estresante, hágase estas preguntas:

No puede evitar todas las situaciones estresantes en su vida, y probablemente no desea hacerlo. Primero trate de modificar o cambiar la situación de manera que le produzca menos estrés. Sin embargo, cuando se sienta abrumado, puede que quiera evitar algunas situaciones. Por ejemplo, en vez de preocuparse porque llegará tarde, salga con un poco de antelación o llame a la persona con la que va a encontrarse y simplemente dígale que llegará con retraso.

  • Aprenda a seguir hábitos saludables.
    • Pasar de 15 a 20 minutos cada día haciendo relajación.
    • Hacer una actividad física con regularidad, como caminar u otro ejercicio.
    • Dormir lo suficiente. Es posible que su médico pueda ayudarle con ciertos problemas del sueño.
    • Hacer las cosas que le gustan, como visitar a amigos, empezar una afición, leer o escuchar música.
    • Eliminar los hábitos que perjudican la salud. Estos hábitos pueden reducir su resistencia al estrés y pueden tener un impacto negativo en su salud.
  • Cambia tu actitud ante los problemas
    • “¿Es esto tan importante?”
    • “¿Qué pensaré mañana sobre esta situación?”
    • “¿Me acordaré de esta situación en un año?”
  • Evita las situaciones estresantes

 

Si necesita ayuda para controlar su estrés, existen terapeutas especializados que pueden ayudarlo. Pida a su médico que le dé una derivación si piensa que necesita ayuda.

Recuerde: aprender a sobrellevar el estrés es una parte esencial de su bienestar general. Tomar su medicación además de hacer el ejercicio adecuado, cuidar su salud emocional, aumentar la relajación y gestionar su tiempo de forma eficaz son todos aspectos importantes de una vida sana para su corazón.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados*

*

Puedes usar las siguientes HTMLetiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>